martes, 28 de agosto de 2012

El Cantante




"En Enero de 1981 Héctor Lavoe iba a conocer la mafia en vivo y en directo. Lo contrataron para una fiesta privada en la residencia de Pablo Escobar, el jefe del Cartel de Medellín. El anfitrión era un fanático de la pieza El Cantante (escrita por Rubén Blades), uno de los éxitos de Lavoe en América Latina, y se la hizo cantar 10 veces. Cuando el músico dijo que se iba, lo encañonaron con ametralladoras, lo despojaron de sus documentos y lo encerraron en una habitación. Al amanecer se escapó y salió a una carretera. Detuvo un taxi. Le pidió que lo llevara a su hotel. No tenía dinero, pero le dijo al chófer que él era Héctor Lavoe. No le creo, le dijo el colombiano. A ver, tarareame ahí El Cantante. Y, al fin, lo montó en el carro."
Raúl Rivero, RARA AVIS Héctor Lavoe/Cantante: El espejo muerto y la piedra negra.
Diario El Mundo 26/Agosto/2012