martes, 19 de agosto de 2014

Fin de Siècle, 1980s-90s | Ralf Marsault & Heino Muller























"The Street and the Road are ‘Theatres of Cruelty’ par excellence. Places where extreme adventures, experiments at the limits, are performed, places of fights, fantasies. And this is where we had a completely irrational thought: The photographer’s kick: Render justice.
History is mostly about power, money, fame, and the people who pursue them. What about those who don’t? They should not be forgotten. The people from the edges usually leave no traces. So we went into the Street and on the Road looking for them, lonesome heroes, women with angelic smiles… We found the people who ‘own’ the Street – and some who happened to be around.
Though it might seem impossible to carry out such a project, we decided to try. To study and watch, leave nothing to chance, nor snapshots. Stage the picture and find a setting in which everyone would be at ease to perform his own part. We wanted the reflected image to be true to the poetry of the original. Simple perhaps, but only at first glance. As strong as silence in a hardcore concert. A picture as beautiful as an Edith Piaf song. 

End of the century? Absolutely. Standing in the middle of the streets, backs to the wall, amidst rubbish and ruins, watching old dreams crumbling. But standing fierce, ready for more. Who knows…"

Ralf Marsault en el catálogo de 'Fin de Siècle':

"La calle es un Teatro de Crueldad por excelencia. Un sitio donde suceden aventuras extremas y experimentos en el límite, lugar de peleas y fantasías. Y es ahí donde se nos ocurrió un pensamiento improbable. El puñetazo del fotógrafo: justicia en la representación.
La Historia se mueve por el poder, el dinero, la fama y la gente que persigue todo eso. ¿Y qué pasa con aquellos a los que no les interesa eso? No debería olvidárseles. La gente que se mueve en los márgenes no suele dejar marca. Así que nos lanzamos a la calle a buscarles, héroes solitarios, mujeres con sonrisas angelicales... Encontramos la gente a la que pertenece la calle - y algunos que deambulaban por ella.
Aunque parecía un proyecto difícil de desarrollar, decidimos intentarlo. Estudiarlos y observar, no dejar nada al azar, ni siquiera las fotos. Modelar la pose y encontrar un escenario en el que todos estuvieramos cómodos para hacer su parte. Queríamos que la imagen fuera lo más fiel posible a la poesía de lo real.  Ingenuo quizás, pero sólo a simple vista. Tan fuerte como el silencio en un concierto hardcore. Una representación tan bella como una canción de Edith Piaf.
¿Y lo de Fin De Siglo? Absolutamente. Parados en medio de las calle, contra la pared, entre basura y escombros, viendo los sueños derrumbarse. Pero parados con determinación, listos para lo que venga. Quién sabe lo que ha de venir..."


[Between Bridges]



EscuchaListen
Michel Houellebecq·'Présence Humaine'

sábado, 16 de agosto de 2014

Dark Portraits, 1982-85 | Dino Ignani

























Tomados en eventos de onda siniestra en clubes y discotecas italianas, sobre todo en Roma, estos numerosísimos retratos (unos cuatrocientos) realizados por Dino Ignani en los primeros 80s en espacios neutros de aquellos locales venían a reflejar la influencia de las bandas músicales de nuevos románticos y ola oscura en la moda de aquel entonces.

Taken in neutral spaces at dark wave events in Italian clubs, especially in Rome, these numerous portraits (about four hundred) by Dino Ignani from early 1980s got to reflect the influence of the looks of new romantics and sinisters bands in fashion at that time.


[vía Sang Bleu]



EscuchaListen
Frankie Laine·'Jezebel'
Gene Vincent·'Jezebel'
Herman's Hermits·'Jezebel'
The Teddy Boys·'Jezebel'
The Everly Brothers·'Jezebel'
Charles Aznavour·'Jezebel'
Veljanov·'Jezebel'
Anna Calvi·'Jezebel'
Edith Piaf·'Jezebel'

jueves, 14 de agosto de 2014

Rosetta

EscuchandoListening to...




7º volumen de la fascinante colección completista de las grabaciones de una de las cantantes de música espiritual por excelencia, Sister Rosetta Tharpe, enorme intérprete de gospel-jazz-soul-blues electrificado. Esta entrega cubre el periodo de los primeros sesentas y es fabuloso como cualquiera de todo lo que se pueda encontrar de ella, con independencia de que uno sea ateo, agnóstico, creyente o cualquiera que sea su elección. Para escuchar la piedra filosofal de donde viene casi toda la música foránea, a sumar a (por ejemplo) las canciones de trabajo, fiesta, portuarias o infantiles, la música religiosa ha sido siempre una gran cuna de cantantes. Y ella es de lo mejorcito que se puede escuchar en la materia, sin contar con las fascinantes voces y músicos que la acompañan. Además está el placer de ver cómo se ayuda de la guitarra eléctrica la señora en cualquier vídeo que se pueda encontrar.

7th volume of a fascinating collection of recordings by Sister Rosetta Tharpe, great electrified religious gospel-jazz-soul-blues performer, this one covers the early sixties period and it's as awesome as any of hers you can find out there, regardless of whether one can be an atheist, agnostic, believer or whatever it's your choice. To listen to the philosopher's stone where almost all foreign music comes from, to add (e.g.) to the work songs, children's songs, ports sing-alongs or party tunes, spirituals were not only a font but always a fantastic training for early or experienced singers. And she is one of the very best that can be heard in the matter, and that's without having said anything about the fascinating backing voices and accompanying musicians, as is also fascinating to check out how the lady plays the electric guitar in any video you can find.


MiraWatch
Sister Rosetta Tharpe·'This Train'
Sister Rosetta Tharpe·'That's All'
Sister Rosetta Tharpe·'Didn't It Rain'
Sister Rosetta Tharpe·'Trouble In Mind'
Sister Rosetta Tharpe·'Down By The Riverside'
Sister Rosetta Tharpe·'Up Above My Head'
Sister Rosetta Tharpe·'Up Above My Head'
Sister Rosetta Tharpe·'The Lonesome Road'
Sister Rosetta Tharpe·'His Eye On The Sparrow'
Sister Rosetta Tharpe·'He's Mine, Memories & This Train'
Sister Rosetta Tharpe·'Four Or Five Times'
Sister Rosetta Tharpe·'Shout Sister Shout'

domingo, 10 de agosto de 2014

Take Five



Dave Brubeck Quartet - Take Five



Mira tambiénWatch also
Dave Brubeck·'Take Five'
The Dave Brubeck Quartet·'Take Five' (1961)
Dave Brubeck Quartet·'Take Five' (London 1964)
Elek Bacsik·'Take Five'

miércoles, 6 de agosto de 2014

New York City, 1940s | Fred Stein
































Uno de los miembros destacados del movimiento fotográfico social Photo League, Fred Stein fue un expatriado alemán que huyendo del nazismo, con una primera parada en Francia, recaló finalmente en Nueva York, donde retrató intensamente las calles de la ciudad con su Leica comprada en París durante la luna de miel (que fue a su vez pretexto para el exilio de su país de origen junto a su esposa). Amante de las escenas espontáneas con luz natural y contrario al retoque en laboratorio, eso le convirtió en uno de los maestros de la fotografía callejera, a pesar de que con frecuencia su principal fuente de ingreso fue el retrato de celebridades.

One of the best-known members of the social photographic movement Photo League, Fred Stein was a German expatriate who escaping from Nazism, with a first stop in France, finally reached New York, where he intensely portrayed the city streets with a Leica bought in Paris during his honeymoon (an excuse for exile with his wife from their native country). Stein loved to capture spontaneous scenes in natural light and no retouching in the lab, wich made ​​him one of the masters of street photography, although his main source of income was frequently taking portraits of celebrities.



EscuchaListen
Bessie Jones·'Diamond Joe'
Elliot Smith·'Benedict's Blues'
Mink DeVille·'Let Me Dream If I Want To'
Royal Trux·'Map Of The City'

martes, 5 de agosto de 2014

La novela y el cuento se dejan comparar analógicamente con el cine y la fotografía... | Julio Cortázar


Julio Cortázar, Buenos Aires. Diciembre 1983. Foto: Dani Yako


"La novela y el cuento se dejan comparar analógicamente con el cine y la fotografía, en la medida en que una película es en principio un “orden abierto”, novelesco, mientras que una fotografía lograda presupone una ceñida limitación previa, impuesta en parte por el reducido campo que abarca la cámara y por la forma en que el fotógrafo utiliza estéticamente esa limitación. No sé si ustedes han oído hablar de su arte a un fotógrafo profesional; a mí siempre me ha sorprendido el que se exprese tal como podría hacerlo un cuentista en muchos aspectos. Fotógrafos de la calidad de un Cartier-Bresson o de un Brasaï definen su arte como una aparente paradoja: la de recortar un fragmento de la realidad, fijándole determinados límites, pero de manera tal que ese recorte actúe como una explosión que abre de par en par una realidad mucho más amplia, como una visión dinámica que trasciende espiritualmente el campo abarcado por la cámara.
Mientras en el cine, como en la novela, la captación de esa realidad más amplia y multiforme se logra mediante el desarrollo de elementos parciales, acumulativos, que no excluyen, por supuesto, una síntesis que dé el “clímax” de la obra, en una fotografía o en un cuento de gran calidad se procede inversamente, es decir que el fotógrafo o el cuentista se ven precisados a escoger y limitar una imagen o un acaecimiento que sean significativos, que no solamente valgan por sí mismos, sino que sean capaces de actuar en el espectador o en el lector como una especie de apertura, de fermento que proyecta la inteligencia y la sensibilidad hacia algo que va mucho más allá de la anécdota visual o literaria contenidas en la foto o en el cuento.Un escritor argentino, muy amigo del boxeo, me decía que en ese combate que se entabla entre un texto apasionante y su lector, la novela gana siempre por puntos, mientras que el cuento debe ganar por knock-out."

Julio Cortázar
Conferencia pronunciada en La Habana, 1962

Nota: Cabe recomendar en esa relación entre la fotografía y la literatura de Cortázar sus cuentos 'Las Babas Del Diablo' (que inspiró la película 'Blow Up' de Antonioni) y 'Apocalipsis de Solentiname'.



EscuchaListen
Silvia Pérez Cruz & Raúl Fdez. Miró·'Carabelas Nada' (Fito Páez)

lunes, 4 de agosto de 2014

Lydia Lunch & Cypress Grove

EscuchandoListening to...



La gran bruja y poetisa del rock underground Lydia Lunch (ahora residente en Barcelona) y el músico británico Cypress Grove (guitarrista y compositor muy unido a Jeffrey Lee Pierce y artífice de ese par de álbumes estupendos en el que varios luminarias y amigos del ex-Gun Club grababan algunas de sus composiciones inéditas) llevan un tiempo editando juntos algunas estupendas canciones recopiladas en este 'A Fistful Of Desert Blues' (publicado oficialmente el Mayo pasado) en el que interpretan lo que suena a blues pre-bélico y (como el título indica) a baladas manchadas de polvo del desierto, pero con ese toque personal del que sólo ellos son capaces. Magnífico, como no podía ser de otra manera. Y atentos si viene la oportunidad, porque están de gira con integrantes de Gallon Drunk.

That great witch and underground rock poet Lydia Lunch and British musician Cypress Grove (guitarist and composer very attached to Jeffrey Lee Pierce and responsible of that pair of great albums in which some luminaries and friends of the ex-Gun Club leader recorded some of his unpublished songs) had been writing and editing together some great songs compiled in this 'A Fistful of Desert Blues' (officially released last May) in what sounds like pre-war blues and (as the title suggests) ballads stained in desert dust, but with that personal touch that only they are capable of. Magnificent and overwhelming, how could it be otherwise. And watch out for the opportunity, because they are on tour with members of Gallon Drunk.





MiraWatch
Lydia Lunch & Cypress Grove·'When You're Better'
Lydia Lunch & Cypress Grove·'Devil Winds'
Lydia Lunch & Cypress Grove·'Revolver' (Mark Lanegan)
Lydia Lunch & Cypress Grove (w/James Johnston)·'Jericho'
Lydia Lunch & Cypress Grove (w/Carla Bozulich)·'End Of My Rope'
Lydia Lunch & Cypress Grove·'Sandpit'
Lydia Lunch & Cypress Grove·'St. Mark's Place (Unplugged)'
EscuchaListen
Lydia Lunch & Cypress Grove (w/The Bad Seeds)·'The Brinks'
Lydia Lunch & Cypress Grove·'Some Kinda Love' (Velvet U.)

jueves, 31 de julio de 2014

Los hermosos perdidos


Nelson Algren, Division St., Chicago, 1949. Art Shay


"Este libro se pregunta por qué a menudo los perdedores se convierten en mejores seres humanos que aquellos que nunca han estado perdidos en su vida. Por qué los hombres que han sufrido en manos de otros hombres son los que creen en la humanidad, mientras que aquellos cuya tarea ha sido simplemente adquirir y tomarlo todo sin dar nada son los que más la desprecian."
Nelson Algren, solapa de la edición original de 'Un Paseo Por El Lado Salvaje' (1956).

"The book asks why lost people sometimes develop into greater human beings than those who have never been lost in their whole lives. Why men who have suffered at the hands of other men are the natural believers in humanity, while those whose part has been simply to acquire, to take all and give nothing, are the most contemptuous of mankind."
Nelson Algren, inner jacket of the original edition of 'A Walk On The Wild Side' (1956)

lunes, 21 de julio de 2014

De prestado en el Purgatorio




Sobre una enfermedad se construyó un hogar formado por dos náufragos, parias de extraña manera, que a veces fueron tres. Hacía ya unos años que una maldita, condenada dolencia, empezó a hacer su trabajo en la cabeza de un ser más querido, pareciera así mismo inauditamente malquerido, que echó ancla en otro ser algo perdido pero agradecido. Lo que debió sumar tormento fue bálsamo a veces, una conciencia limpia. Y una especie de condena que nadie -absolutamente nadie excepto una querida amiga- conoció porque eso correspondía a la exclusividad de puerta cerrada y larga temporada. Quedó en secreto, pues. O poco sabido, seguro mal entendido. Salud para todo aquel que haya consolado alguna vez seria enfermedad o desamparo. Y no haya sucumbido a mala justificación o excusas, propias o de cara a los demás. Ni haya falseado realidad. Nobleza obliga humanidad. Ese limbo, cruce de sentimientos furibundos y tiernos, tocó punto final dando paso a otras batallas, quizás no menos difíciles pero con la esperanza de que liberaran vida en lugar de sufrimiento. Porque de eso ya hubo bastante durante aproximadamente (obviando faltas ajenas y desconocimiento) media década, que se dice pronto.

A verlas venir, tribunal y auxilio que se vino repentino o apresurado y sin la pausa imprescindible pretendió mezclar en sentencia y colaboración una especie de destierro y caridad temporal, debiera un sujeto pelear a la contra si cabe, remontando aún golpeado de haber asistido al hundimiento diario y anhelando descanso certero cuando se pudiera donde de momento todo asemejaba, insensiblemente precipitados, una liquidación. Dolorido, agotado a veces de ocasionales consejos imprudentes u opinión a destiempo, vasallaje de las buenas intenciones y biografía a la deriva contra opiniones supuestamente autorizadas, rianse por aquellos que aprovecharon cautela o duda desnuda. En algunos actos se vieron visitantes que confundieron conjeturas y experiencia con ciencia o manifestaban obviedades sin pudor, común y simple inercia vital. Por varias mezquindades hay una empatía, y con eso tiran algunos. Con eso y la fuerza de los débiles, que ya quedaba para añadir a tantas historias mal contadas. Todo lo vivido era demasiado para compartir y no había palabras suficientes. No se pretendía tampoco espacio para reproches, eso se libró como se pudo y en cualquier caso llegaría inadmisiblemente tarde. Sólo un ruego cabía, tápense si procede bocas inadecuadas o miradas de soslayo (ay, esos que creen sin medida en su mejor entendimiento) y guárdense posible indulgencia o limosna sentimental, que ahí había alguien que merecía no reconocimiento sino vida.

 ********************************************************

Instantáneas del túnel: La mañana, buenos días, beso, sonrisas de ánimo, confusión, llanto, pataleo, cuerpo a tierra, espalda que gime, un ejército de pastillas, gestos de repugnancia, insultos al aire, risas improvisadas, paseo pausado con parada en Fonda, gritos, la comida o no, a veces regocijo otras desprecio desbocado, besos rechazados, sonrisas comunes a primera hora de la tarde, siesta de manos juntas esperando diminutos rasgos de armonía, más paseo con parada y admiración por el espectáculo de la calle, el horror a media tarde con difícil calma y la noche agitada e incluso insomne. En la compañía elegida se forjó fobia social, enfado con la vida. Un día tras otro, de forma creciente. Paradójicamente en las escasas instantáneas comunes, fugaces acercamientos que provocaron mirada parcial y equivocaron al espectador, sólo se vió calma y trabajo terminado. Y ahí está el origen de los malos reportajes.

********************************************************

 Libérate de la acción de cualquier fina telaraña de rencor, anquilosada. Admite regalos inesperados del azar. Acoge actos generosos espontáneos sin suspicacia. Abraza toda libertad posible, aún más valorada. Desprecia con sorna justa o palabras certeras si alguien ansiara sorprenderte con torpe provocación o gesto condescendiente. Asiste distante a teatro o falsedad (eso que siempre se viste de sinceridad), siempre surgirán candidatos figurantes a papeles mal repartidos. Sortea a las gentes exclusivamente prácticas y pulcras, sobre todo a su inherente negociado cruel. Y sólo da gracias a la que ahora queda en ese reposo inevitable por pedir un auxilio ya inútil, ahí donde apenas hubo otro aliento disponible.

*********************************************************

En el calor de verano cruento tradicional que tomaba asiento, sin alivio más allá de la liberación de la colosal acometida diaria y el cese del padecimiento, quedaban castigados todos los huesos por el combate contra fantasmas ajenos, implacables delirios. La sed, la fatiga y la confusión no calmaban. La luz se apagó benevolente y acertadamente, ahí dónde hacía su daño la jodida plaga del olvido. Y puede que aún quedara el riesgo de escuchar alguna necedad que omitiera obstáculos insalvables y desprecios furtivos. Se presentaba evidente una prescripción al salir de la cueva, celebrar permanentemente la vida consciente. ¿Y ahora qué? ¿En la boca del lobo? Prisas y paroxismo, es posible que se pudieran aproximar erróneas intenciones de lección y opinión después de la larga contienda, en una espiral acelerada que por un momento pareció vino insensatamente a querer hurtar labor cuando ya no había esfuerzo sino sólo pánico... y donde en el desenlace únicamente quedaba esparcir los escombros y recomponer la historia. Así no había nada de momento que apaciguara inquietud en el hogar que se extinguía, excepto por la compostura cabal. Pero, descubrimiento casual, la música de Una Mae* flotaba allí, en esos días huidos de terror y estupefacción, como sustancia narcótica para los sentidos. Y aún seguía presente un deseo inicial: que el telón, predeciblemente trágico pero incluso a destiempo como se presentó, cayera con el menor estrépito posible.

*Una Mae Carlisle fue una exquisita cantante, pianista y compositora al parecer descubierta en un club por el insigne Fats Waller. Como se puede escuchar en los dos volúmenes editados por Classics (#1209 y #1265) la mujer dominaba el swing a su antojo y con maestría natural. 



EscuchaListen
Una Mae Carlisle·'The Rest Of My Life'
Una Mae Carlisle·'Oh I'm Evil'
Una Mae Carlisle·'Don't Try Your Jive On Me'
Una Mae Carlisle·'Walkin' By The River'
Una Mae Carlisle·'I Met You Then I Know You Know'
Una Mae Carlisle·'Mean To Me'

sábado, 19 de julio de 2014

Holocausto



Big Star -Holocaust - 3rd (1975)

Tus ojos como moribundos
No puedes levantarte de la cama
Y no puedes dormir
Te sientas para vestirte
Y eres un desastre
Te miras en el espejo
Ves tu mirada
Dices que te das cuenta
Que todo el mundo va
Dejando a los vencidos de lado
Todo el mundo va
Tan lejos como puede,
No sienten nada.
Se sentaron en los escalones
Riéndose de tus errores
Tu madre ha muerto
Ella dijo "No temas"
Tu madre ha muerto
Estás solo
Ella está en la cama
Todo el mundo va
Dejando de lado a los vencidos
Todo el mundo va
Tan lejos como puede
No les importa.
Eres una cara arruinada
Eres una patraña de ojos tristes
Eres un holocausto.

Your eyes are almost dead
Can't get out of bed
And you can't sleep
You're sitting down to dress
And you're a mess
You look in the mirror
You look in your eyes
Say you realize
Everybody goes
Leaving those who fall behind
Everybody goes
As far as they can,
They don't just care.
They stood on the stairs
Laughing at your errors
Your mother's dead
She said, "Don't be afraid."
Your mother's dead
You're on your own
She's in her bed
Everybody goes
Leaving those who fall behind
Everybody goes
As far as they can
They don't just care
You're a wasted face
You're a sad-eyed lie
You're a holocaust.

domingo, 13 de julio de 2014

Varias Puñaladas Traperas # 2: Angélica Escoto



Contacté con la fotógrafa Angélica Escoto a través de una primera referencia aquí en el blog y surgió la oportunidad de tener una "conversación" por correo electrónico sobre su trabajo. Así que aquí está. Se agradece comprobar como sus vivencias y situaciones han permitido que unas preguntas torpes y hechas sin el tiempo ni la dedicación que el asunto merece (obligaciones y circunstancias de la vida por medio) desvelen algunos de los sentimientos y escenarios en juego cuando la autora realiza su trabajo, que en definitiva era el objetivo del cuestionario, revelar algo del misterio de esa imagen muda que es siempre una fotografía. Puñaladas traperas es el título de esta casi inexistente sección porque, aunque mal dadas las punzadas, igualmente buscan hacer brotar al autor, que mane un poco de aquello que impregna su trabajo. La sangre del poeta, que diría Cocteau. Un poco traicionero, porque parte del patrimonio de un artista es el misterio. Pues eso, ahí lo dejo. Gracias Angélica.

FdF: Al igual que los acantilados producen una sensación immediata de confín del mundo el desierto provoca, y es parte de lo que me fascina de ellos además de la casi evidente desolación o el efecto de evasión, una especie de dualidad, por un lado como un enfrentamiento con la pura realidad de la Tierra, un erial en su expresión más extensa, y por otro lado esa percepción de paisaje onírico (especialmente cuando hay agua a la vista). Incluso la figura humana puede antojarse fantasmal. En tu trabajo muestras la costumbre de fotografiar en ese marco de tierra semi-desnuda y con poco ornamento, en lo que parece de alguna forma como una ceremonia de encuentro y unión con la brutal belleza de esos parajes. Me gustaría que me contaras un poco cuál es la motivación para que hayas convertido la visita al desierto en una especie de ritual personal, familiar y fotográfico.

Angélica: Desde niña me aterraba verme en un espacio cerrado. En un mundo de 50 kilómetos cuadrados. Aún sin dinero empezamos a acampar mi esposo, mi dos hijas y yo  cerca de el mar, pero lejos de la casa, seis horas, luego fueron ocho, luego diez, y así, cada vez quisimos estar más lejos de lugares habitados o poblados, y así encontramos Bahía de los Angeles y ese lugar se convirtió en un refugio, y es que no es para menos, es un paraíso poco conocido, poco visitado. Con el tiempo fui editando el trabajo que tomaba por instinto, por sorpresa y no fue hasta diez años después que me di cuenta que el desierto y el mar eran mi elección y lección de vida.

Cuando voy a Bahía de los Angeles, que es tres o cuatro veces por año no más de siete días, llevo desde hace cuatro años alguna idea para trabajar, en algunos temas madrugo para logralo, casi siempre es cuando me hago mis autorretratos, hay un acto casual en las poses, y en otros temas dejo que los paseos con mis hijas, amigas y familia sea el acto para buscar la foto. A veces espero el momento, a veces lo busco, a veces lo encuentro, a veces no sucede o no sale, pero casi siempre los resultados son un conjunto de situaciones que me provocan una adicción para no parar de hacerlo

Me gustaría saber, si eso es posible, sobre la banda sonora de esos viajes en familia, la música y sonidos en el coche o en los sitios de parada que quieras recordar.

El silbido del viento por las noches, el cascabel de las serpientes cuando paramos a la orilla de la carretera, el olor del mar, las algas, los calamares o ballenas varados, el crujir de la arena en la comida, el splash de los delfines por las mañanas, la risa de las gaviotas cuando te acercas a ellas. El sonido de la arena. El olor putrefacto de los manglares.

Cuáles son las reacciones de los niños en ese paisaje.

Mis hijas casi nacieron en el desierto-mar, pero mi sobrino ( mi modelo) cuando fue la primera vez me dijo: “Me siento un enanito en este lugar”. Se maravillan del cielo por las noches, de las islas, de los delfines, de las ballenas, de los lobos marinos, de las mantarrayas. Mis hijas defienden la vida de cada animal, se ponen locas si alguien (invitados) quieren matar una araña o un alacrán y les encanta darles de comer a las hormigas y observarlas como se llevan las comida.

La fauna y flora en ese espacio, que a tí te gusta retratar, transmiten de alguna forma esa sensación de que se trata de supervivientes o víctimas, crecidos o vencidos en condiciones extremas, y además, aún incluso recientes, siempre tienen un aspecto como de rastros primitivos. Y por ahí que veo una conexión con tus fotos de ropa para la serie Walk In Closet, que a mí me transmiten cierto componente de antropología contemporánea. La ropa, además de transmitir identidad y cultura incluso aunque descuides esa faceta, es una huella inequívoca de cada sociedad. Y el armario un bastión de la intimidad, nuestra trastienda, parte de eso a lo que sólo suelen tener acceso nuestros elegidos. Y al mismo tiempo en él atesoramos y con él nos solemos afirmar diariamente. Igualmente la ropa puede ser, obviando la economía de cada cual, un conflicto entre lo que somos y cómo nos presentamos. O entre la sociedad y uno como individuo. O entre lo que se te oferta y lo que se desea transmitir.

Hace algunos años me conflictuaba pensar que me catalogaran como fotógrafa sosa de cáctus exóticos. Pero mi producción empezó a tener forma con ese trabajo. Aunque mis autorretratos son más antiguos como el del cangrejo, creo que fue el primer autorretrato que me hice cuando conocí la península de BC en 1991, mi amiga nativa del lugar lo tenía en su jardín, arriba de un árbol, yo no podía creer que su hermano, un pescador, lo hubiera encontrado, no quería olvidarlo, jamás.

Cuéntame un poco, lo que se te antoje, del viaje afuera de la Península de Baja California [Estado mejicano que limita con EE.UU], frontera mediante, que por lo que deduzco, es algo más o menos habitual para tí.

El contraste entre los dos países es trágico, morboso, y deprimente. La frontera es un muro de metal que se inicia desde el mar en el Pacífico hasta el desierto en las montañas de Tecate, que es ahora por donde se aventuran los migrantes para cruzar. En la ciudad hay unas zonas donde construyeron más de dos muros, con alambre de púas que quienes se han colgado de ellos, dicen con los dedos cortados que no son púas sino navajas.
Las garitas son más de 20, las colas son de más de 400 carros, y la peatonal de 300 a mil personas formadas para cruzar depende del día, la hora y las noticias que afecten la seguridad de los gringos.
Yo cruzo todos los días para llevar a mis hijas a la escuela. Todos nos formamos con miedo, porque igual no te preguntan más que “Qué lleva y a dónde va” o les da por la lenta revisión secundaria, donde te revisan el carro de Pe a Pa… De tres a media hora para cruzar. Y de regreso, otra aventura, la garita mexicana, con sus semáforos para que no pases material prohibido de Estados Unidos hacia México, aunque los gringos son más estrictos en cuanto a reglas de higiene agropecuarias,  llevar un durazno, naranja, o carne de puerco aún cocinada te puede costar perder los papeles. Es un gueto.

En tus autorretratos, además de misterio y juego, parece adivinarse un sutil deseo de evasión, lo que de alguna forma los conectaría con la magia del desierto. O al menos a mí me transmiten eso. Pero al mismo tiempo hay algo de crudeza poética. Qué intenciones básicas y qué motivaciones metáforicas te bullen en la cabeza en el momento de posar.

Evasión o encuentros en un desierto que crecen en mi yo interior, es una analogía. Es una puesta en escena donde represento a cualquier mujer, dejo de ser yo. Mi instinto: hay una necedad necesaria por construir imágenes. Es una terapia, trabajo el pensamiento, lo que me lastima  y daña en ese momento.

¿Qué te gusta del acto fotográfico, de la acción de tomar imágenes?


El juego, la sorpresa, la intuición, el azar y la fantasía. Reflexiono la luz, la perspectiva, el espacio. La osadía de hacer la toma como si fuera la última vez o la última oportunidad.

Como espectadora qué trabajos suelen interesarte, si es que hay algo común en ellos que crees suele captar tu atención y que quieras comentar. Y por qué obras, autores, formato o disciplina sientes especial predilección.

Bueno yo siempre he trabajado con el formato de 35 mm para el desierto. El trabajo de la Walk In Closet es en formato mediano, fue toda una aventura, otra reflexión con la toma, y el pensamiento. Creo no dejaría estos dos formatos nunca. Aunque trabaje para vivir con lo digital, que esa es otra historia, tengo otro proyecto, hago las fiestas de los migrantes mexicanos en San Diego. Más adelante tendré el temple para editarlo y presentarlo.
Mis autores son muchos. Como Ryan McGinley, Jhon Divola, Oliver Chanarin, Alejandra Sanguinetti, Esteban Pastorino, etc., etc.

Parece que en tu trabajo hay también mucha influencia literaria. ¿Quieres comentar algo a este respecto? 

A los trece años me sumergí en la literatura, Tom Sawyer  de Mark Twain fue mi primera lectura, y de ahí no paré: Las Mil Y Una Noches, El Quijote, Mujercitas (jajaja), Edgar Allan Poe… clásicos del siglo XIX, Balzac, Flaubert, Dostoyeski, Sholojov, Alejandro Dumas y otros que olvido. Contemporáneos latinoamericanos, Carlos Fuentes, García Marquez, Onetti, Azuela, Juan Rulfo, Juan de la Cabada, Benedetti, Leon Bloy. Cortázar es mi fantasía erótica, Borges, mi preferido, sus cuentos los llevo en mi cerebro todo el tiempo. Releo y releo y sigo gozándolos. Otro que casi está destrozado de tanto subrayarlo es las Ciudades Invisibles de Italo Calvino, Memorias de Adriano,.. Y bueno de ahí muchos más como el Cuarteto de Alenjandría de Lawrence Durrell, Tolkien me provoca envidia, etc, etc, etc.  Y mis azotes internos: Silvia Plath y Rosario Castellanos

¿Tienes algo en la cabeza que te interese fotografiar en el futuro?

Los yacimientos de sal en la Península de BC, es un paisaje deslumbrante. He empezado un trabajo que se llama Desierto De Sal, ya tengo algunas fotos. En la ciudad estoy estructurando en mi cerebro (sin hacer una sola imagen). Es un seguimiento de la ropa, pero ahora estudio la forma de hacer esculturas con ellas, intervenir los objetos. Hacer del consumismo un trabajo poético. Me falta aterrizar la idea, pero no llevo prisa.




PUÑALADAS FINALES (MINI-CUESTIONARIO):

Encuentras inspiración diaria en...
Saber que voy a desaparecer pero que tengo la oportunidad de poner a trabajar mi cerebro todos los días para ver cosas extraordinarias. Eso me inspira.

Sitio favorito en el mundo:
Bahía de los Angeles, BC, México.

¿En qué te sueles fijar caminando por la calle?:
En todo, mi mirada y pensamiento son obicuos.

Alguien que te haya marcado en la vida:
Hay muchas personas, yo me enamoro de todos y todas. Y más si son sensibles e inteligentes.

Discos favoritos de todos los tiempos:
Me encanta  la ópera, toda. Pero Ennio Morricone es una inspiración para mí. Calidad, belleza e ingenio, no me canso de escucharlo.

Un sitio en la red que visites a menudo o te gustaría recomendar...
Las flores del fango.

¿Algún artista que hayas descubierto en la red y quieras destacar?:
Esteban Pastorino.

Qué hay en tus bolsillos...
Mis visas para cruzar a Estados Unidos, las cuido más que  a mí misma.

Un sitio que te gustaría visitar...
Los cenotes sagrados de Quintana Roo, México.

Un sitio para comer y un sitio para beber...
Cervecería artesana el Mamut. Tijuana, BC.


 Larga y buena vida, Angélica. Y suerte con todo lo tuyo.


Backstabbing # 2: Angélica Escoto

I contacted photographer Angelica Escoto through a first reference here on the blog and we agreed to have a "conversation" via email about her work. Grateful to see how her experiences and situations have uplifted a bunch of clumsy questions I got to figure out ​​without the time and dedication it deserves (trials and tribulations of life in between), enriched this thing by the feelings and circumstances of the author while doing her job, which ultimately was the objective of the questionnaire, and that is to reveal a little of the mystery of the mute image which is always a photograph. This almost non-existent section is called backstabbing because, although inelegant and inept enough on my way, it seeks to sprout something out of the author, to mane a little of that which permeates the work. The blood of the poet, as Cocteau would say. A bit treacherous because one of the assets of an artist is mystery. So here it is. Thanks Angelica.

FdF: Like cliffs feel straightaway as some sort of end of a world, the desert causes, and is part of what fascinates me about them besides the almost obvious distress or avoidance effect, a kind of duality, first as a confrontation with the stark reality of the Earth, a wasteland in its rawest and extensive expression, and secondly that perception of dreamscape (especially when there is water in sight). Even the human figure may seem to be ghostly there. In your work you show the habit of shooting in that landscape of bare ground with little ornament, in what looks somewhat like a ceremony of encounter and union with the brutal beauty of those places. I'd like to hear what is the motivation for a visit that have turned into a kind of personal, family and photographic ritual.

Angelica: As a child I was terrified to see me in a closed space. In a world of 30 square miles. Even without money my husband, my two daughters and I started camping near the sea but away from home, six hours, then it were eight, then ten, and so each time we wanted to be further away from dwellings or villages, and we found Bahía de los Angeles and this place became a refuge, and it is no wonder, it is a paradise little known, rarely visited. Eventually I was editing the work instinctively took by surprise and it was not until ten years later that I realized that the desert and the sea were my choice and life lesson.

When I go to Bahia de los Angeles, which is three or four times a year no more than seven days, any idea takes four years to work in, sometimes I wake up early to work, it is usually when I do my self-portraits, there is a casualty act in poses, and other issues I leave walking with my daughters, friends and family to be the road to find the picture. Sometimes I wait for the moment, sometimes I look for it, sometimes it does not happen or it does come out, but often the results are a set of situations that cause me an addiction from wich there is no stop.

I wonder on the soundtrack of those family trips, music and sounds in the car or stopping places you want to remember.

The whistling of the wind at night, the rattle snakes when we stop at the side of the road, the smell of the sea, seaweed, squid or beached whales, the crunch of sand in the food, dolphins splashes in the morning, laughing gulls when you approach them. The sound of the sand. The putrid smell of mangroves.

What are the reactions of children in that landscape.

My daughters were born almost in the desert-sea, but my nephew (my model) the first time he went there he said: "I feel like a dwarf in this place." They marvel at the sky at night, the islands, dolphins, whales, sea lions, stingrays. My daughters defend the life of every animal, get mad if someone (guests) want to kill a spider or a scorpion and love to feed the ants and observe them carrying the food.

The wildlife in this area, that you like to portray yourself, somehow transmit a feeling of survivors or victims, grown up or decesead in extreme conditions, and although it is not the case, always have that look of primitive trails. And there I see a connection with your photos of clothes for the Walk In Closet series, which to me convey certain component of contemporary anthropology. The clothes, in addition to transmitting identity and culture even when the aspect is neglected, it is a clear fingerprint of each society. And the closet a bastion of privacy, our backroom, part of what we only give access to our elected. And we treasure in it and we usually confirm ourselves daily. Clothing can also be, ignoring the economy of each one, a conflict between what we are and how we present ourselves. Or between society and one as an individual. Or between what you are offered and what you want to communicate.

Some years ago I was in a conflic with a fear of being cataloged as a bland photographer of exotic cactus. But my production began to take shape with that work. Although my self-portraits are older like the one with the crab, I think it was the first self-portrait I did when I knew the peninsula of BC in 1991, a friend of my native place had it in his garden, up a tree, I could not believe that her brother a fisherman would have found it, I didn't want to forget it, ever.

Tell me a little, whatever you want to share, of that travel, the border halfway, outside Baja California [Mexican Estate limiting with U.S.A.], wich for what I gather, is more or less a regular basis for you.

The contrast between these two countries is tragic, morbid and depressing. The border is a metal wall that starts from the sea in the Pacific to the desert in the mountains of Tecate, where migrants now venture to cross. In the city there are areas where they built more than two walls, barbed wire and whoever have jumped them say with severed fingers that those are like barbed blades.

The booths are over 20, the car lines consist of more than 400 cars, and pedestrians lines count from 300 to thousand people trained to cross depending on the day, time and news affecting the safety of gringos.

I cross every day to take my daughters to school. We are all scared, they can ask just a simple "What do you carry and where do you go" or slow you down for a secondary inspection, where they check the whole of the car... Three to half an hour to cross. And back there, another adventure, the Mexican booth, with its traffic lights for not passing banned stuff from the U.S. to Mexico, although the Americans have stricter rules regarding agricultural hygiene, carrying peaches, oranges, or cooked pork can cost you to lose the papers. It's a ghetto.

In your self-portraits, in addition to mystery and game I guess a subtle desire to escape, which could somehow connect with the magic of the desert. Or at least to me it conveys that. But at the same time there is some poetic rawness. What basic intentions and metaphorical motivations do you have in your  head at the time of posing?.

Escape to or encounters in the desert growing in my inner self, it's an analogy. It is a stage where I represent any woman, I stop being me. My instinct is a necessary folly to build images. It is a therapy, I work the thoughts that pity me and are damaging me at the time.

What do you like of the photographic act, the act of taking pictures?

The game, surprise, intuition, chance and fantasy. Reflection about light, perspective, space. The audacity to make the decision as if it was the last time or last chance.

As a spectator what interests you, if there is something common in that you think tends to take your attention and you want to comment. And what works, authors, formats or discipline you feel special predilection for.

Well I always work with the format of 35 mm for the desert. The work of the Walk In Closet is in medium format, it was an adventure, taking another reflection and thought. I would not leave any of these two formats ever. Although I work for a living with digital, but that's another story. I have another project, I do parties of Mexican migrants in San Diego, wich in the future I will take the time to edit and submit.

My authors are many. Such as Ryan McGinley, John Divola, Oliver Chanarin, Alejandra Sanguinetti, Esteban Pastorino, etc., etc..

It seems that there are also many literary influences in your work. Want to say something about this?

At thirteen I immersed myself in literature, Tom Sawyer by Mark Twain was my first reading, and then on I did not stop: The Arabian Nights, Don Quixote, Little Women (lol), Edgar Allan Poe ... classic nineteenth century, Balzac, Flaubert, Dostoyeski, Sholokhov, Alexander Dumas and others I forget. Latin American contemporaries, Carlos Fuentes, Garcia Marquez, Onetti, Azuela, Juan Rulfo,

Juan de la Cabada, Benedetti, Leon Bloy. Cortázar is my erotic fantasy, Borges, my favorite, his short stories I have them in my brain all the time. I reread and reread and still enjoy them. Another one that is almost destroyed by underlining it is Invisible Cities by Italo Calvino, Memoirs of Hadrian,... Well there are many more like The Alexandria Quartet by Lawrence Durrell, Tolkien makes me envy, etc, etc, etc.. And for my inner lashing Silvia Plath and Rosario Castellanos...

Have something in mind that you want to shoot in the future?

The salt deposits in the Peninsula of BC, is a dazzling landscape. I started a series that is called Salt Desert, I already have some pictures. In the city I am structuring my brain (without making a single image). It is a follow-up of the clothes, but now a study on how to make sculptures with them, intervening objects. As a poetic work on consumerism. I need to land the idea, not rushing.

FINAL STABS (MINI-QUIZ):

Find daily inspiration in...
Knowing that I will disappear but I have the chance to put my brain to work every day to see extraordinary things. That inspires me.

Favorite place in the world:
Bahia de los Angeles, BC, Mexico.

What usually calls your attention while walking down the street?:
Everything, my eyes and thoughts are obicuos.

Someone who has influenced you in life:
There are plenty, I fall in love with everyone. Especially if they are sensitive and intelligent.

Favorite albums of all time:
I love the opera, all. But Ennio Morricone is an isnpiration to me. Quality, beauty and wit, I never tire of listening to his music.

A web site that you visit often or would like to recommend...
Las flores del fango.

Any artist you've found on the net and want to highlight?:
Esteban Pastorino.

What's in your pockets...
My visas to cross into the United States, I care more about them than I care about myself.

A place that you want to visit...
Sacred Cenotes in Quintana Roo, Mexico.

A place to eat and a place to drink...
Mamut craft brewery. Tijuana, BC.

 Long and good life, Angelica. And good luck with all your things.


> http://www.angelicaescotophoto.com






Mira tambiénRead also
>Varias Puñaladas Traperas # 1: David Arnoff