martes, 27 de septiembre de 2011

Arab Strap - Love Detective

EscuchandoListening to...




Arab Strap·'Love Detective': We slept in the morning and she had to get ready in a hurry. No time for her usual attention to detail. And she ran out the door Slamming it behind her Leaving her keys swinging and jangling
I stayed in bed until I heard the downstairs door shut Then peeked through the blinds And as soon as she was out of sight I went for the keys
She never tried to make a secret of the box or The fact it was locked or even where she kept it But as I said at the time "If you've nothing to hide, why hide it?"
It's one of those wee red cashbox things And she keeps it in a drawer by the bed Under some pictures and books Every key she has is on the same keyring It took me a while to find the right one
I don't know I suppose I've had my doubts for a while there's been Hushed phone calls virtually every night Her friends stop talking when I come in the room They look at each other, and I don't know It's just a feelin'
Anyway I eventually found the right key and It fitted perfectly in Put the box on top of the bed and opened it up
There were these pictures of friends and ex's Letters, postcards, doodles, nothing bad And then I found some sort of sex diary And I went to the latest entry It explicitly detailed a recent adventure up the park With a boy she said she had forgotten about
And it got worse as it went on The dates never made sense There were people I had never even heard of Eventually I had to stop reading it Because I started to feel sick So I put everything back the way I found it Shut the drawer and phoned you
See, I don't know what to do I keep having Fantasies about leaving her Dictaphone under the pillow Or following her when she goes to work I've been lying about where I'm going Just in case I can bump into her.


Arab Strap·'Detective del Amor': Dormimos por la mañana y ella tuvo que prepararse a toda prisa. No había tiempo para su atención habitual a los detalles y salió corriendo por la puerta cerrándola tras de sí, dejando las llaves balanceándose y tintineando. Me quedé en la cama hasta que oí cerrarse la puerta abajo. Entonces me asomé a través de la persiana y tan pronto como ella se perdió de vista fui a por las llaves. Ella nunca trató de mantener en secreto la caja o el hecho de que estaba cerrada con llave o incluso dónde la guardaba. Pero como dije en su momento: "Si no tienes nada que ocultar, ¿por qué ocultarlo?". Es una de esas cajas de caudales metálicas de color rojo y ella la guarda en un cajón junto a la cama debajo de fotografías y libros. Todas sus llaves están en el mismo llavero. Me llevó un tiempo encontrar la correcta. No sé, supongo que tuve mis dudas por un momento, ha habido llamadas de teléfono en voz baja prácticamente todas las noches, sus amigos dejan de hablar cuando entro en la habitación, se miran unos a otros, y yo no sé, era sólo un presentimiento. De todos modos finalmente encontré la llave correcta y encajó perfectamente en la cerradura. Coloqué la caja encima de la cama y la abrí. Encontré fotos de sus amigos y cartas de sus ex, tarjetas postales, garabatos, nada malo. Y entonces encontré una especie de diario sexual. Y me fui a la última entrada donde de manera explícita detalló una reciente aventura en un parque con un chico sobre el que ella decía haberse olvidado por completo. Y se puso peor a medida que avanzaba, las fechas no tenían ningún sentido. Había gente sobre la que yo nunca había oído hablar. Al final tuve que dejar de leerlo porque empecé a sentirme mal. Así que puse todo de nuevo como lo encontré. Cerré el cajón y te llamé por teléfono. Mira, yo no sé qué hacer, sigo teniendo fantasías acerca de dejar su dictáfono debajo de la almohada o seguirla cuando se va a trabajar. He estado mintiendo sobre dónde voy por si acaso me la encuentro en alguna parte.




"¿Conoces la teoría de los limpia-parabrisas?: El amor es así, cuando uno se acerca el otro se aleja", de 'La Frontière de l'Abeu' (Philippe Garrel, 2008).