jueves, 6 de diciembre de 2018

La sangre de Johnny


Johnny Thunders, 1988. Foto: Alberto García-Alix


"Conseguimos llevarlo a mi casa invitándole a heroína para que yo le pudiera hacer una foto, si no no venía. De hecho si no no tocaba. Era muy teatral. A mí me sorprendió mucho porque me encontré a un personaje bastante destruido. Por ejemplo tenía detalles... la camisa no se la cambiaba y tenía el cuello todo lleno de maquillaje, era como una gran fachada. Luego cometí un error imperdonable porque Thunders tenía la costumbre de tirar la sangre contra la pared cuando limpiaba la jeringuilla, una cerdada vaya. Y claro, pedía perdón, decía sorry, sorry pero lo volvió a hacer, por dos veces tiró la sangre contra la pared y cometí el error imperdonable, pero imperdonable que todavía... de limpiar la sangre y pintar por encima de blanco. Vino un amigo y me dijo: ¿no le has hecho una foto? En ese momento ví la luz, tuve la revelación. ¡Dios! ¡Perdí la foto! Si llego a hacer una foto de la sangre de Johnny Thunders corriendo por una pared blanca, vamos, voy al cielo. ¡El adn de Johnny Thunders! Metafísica pura. Fíjate que retrato hubiera sido, una pared blanca y la sangre chorreando por la pared."
Alberto García-Alix, El Sótano de Radio 3, 30/06/17.